Informativos 24 H

Periódico Digital

Noticias 24H

Calderas de gas

 

Todavía quedan algunos meses para que llegue el frío, pero conviene ir teniendo algunos
conceptos claros en cuanto al ahorro en la factura del gas para evitar sorpresas de última
hora. Se estima que la calefacción representa casi el 50% del consumo energético de los
hogares españoles; así lo señala el Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE).
A día de hoy, alrededor del 90% de las viviendas en nuestro país tienen calefacción; de
ellas, más de un 80% tienen calefacción individual. La gran mayoría optan por las
calderas, seguidas de los radiadores eléctricos y los equipos de aire acondicionado con
bomba de calor.

Uso eficiente de la calefacción
La temperatura ideal para la casa durante el invierno es de entre 20 y 21 grados
centígrados por el día. Ten en cuenta que por cada grado que bajes la temperatura,
conseguirás ahorrar hasta un 8% en el consumo de energía; por lo tanto, es absurdo
incrementar la temperatura de manera innecesaria. En cuanto a la noche, lo ideal son los
16º; manteniendo la calefacción a esta temperatura durante la noche, puedes ahorrar hasta
un 13% en la factura del gas. En total, el ahorro puede llegar a los 100 euros anuales.
En reglas generales, lo ideal es encender la calefacción durante la mañana y apagarla por
la noche, excepto si la temperatura exterior es muy baja. No obstante, si durante la mañana,
la vivienda está vacía, no tiene ningún sentido tener la calefacción encendida. Si puedes
programar su hora de encendido, hazlo en torno a una hora antes de llegar a casa.
Aislamiento de la vivienda

Sea cual sea la manera en la que calientas la casa, si no tienes un buen aislamiento, nunca
conseguirás tener un sistema de calefacción eficiente; se trata de no dejar salir el calor y
entrar el frío. De esta manera, no necesitarás reponer la energía perdida. Para conseguirlo,
hay varios factores a tener en cuenta.
Por un lado, las persianas y las cortinas. Por el día, trata de mantenerlas abiertas para que
entre el calor en la vivienda; con las ventanas cerradas, por supuesto. Por la noche, para
evitar que el calor se escape, ciérralas. Para ventilar, con diez minutos diarios es más que
suficiente; no tengas las ventanas abiertas más tiempo si tienes la calefacción encendida
porque se disparará el consumo.
Por otro lado, las ventanas y los marcos de las mismas. En la mayoría de las ocasiones a
los marcos no se les da la importancia que tienen a la hora de aislar las viviendas del frío;
pero lo cierto es que representan entre el 25 y 35 por ciento de la superficie de las
ventanas. Los más aconsejables son los de PVC por su alta capacidad aislante. En cuanto
a las ventanas, las más recomendables son las de doble acristalamiento; es decir, dos o

más láminas separadas entre sí por una o más cámaras de aire, las cuales están
herméticamente cerradas.

 

Radiadores

Ten en cuenta que los radiadores de la vivienda no son una secadora. Colocar la ropa
húmeda encima de ellos no sólo llena el aire de una humedad que resulta muy incómoda,
sino que además reduce notablemente la eficiencia energética de la calefacción.

Tipo de caldera y su limpieza
A la hora de comprar una caldera el precio suele ser uno de los factores más decisivos. No
obstante, nosotros siempre repetimos que actualmente en el mercado hay calderas con un
precio más elevado que el resto, pero que a largo plazo suponen un ahorro.
El mejor ejemplo de ello son las calderas de condensación, las más eficientes que existen
ahora mismo; su consumo de combustible es un 10% menor que en el resto de modelos.

También es muy importante tener limpia la caldera ya que la suciedad aumenta su
consumo y, en consecuencia, la factura del gas. Al menos una vez al año, unos días antes
de que vayas a empezar a utilizar la calefacción, purga los radiadores ya que el aire del
interior dificulta la transmisión de calor.

calderas barcelona / calderas gas barcelona

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *